Mate argentino, el néctar de los dioses.

Si hay alguna bebida que pueda considerarse 100% argentina esa es el mate, una bebida a base de yerba mate y agua que se puede tomar sóla o con azúcar, generalmente caliente, aunque en zonas con altas temperaturas existe una variedad que se denomina tereré que se toma frío.

mate

La yerba mate es una especie neotropical típica de Uruguay, donde también está muy generalizada esta bebida, sus hojas y ramas secas se utilizan para elaborar la bebida del mate, que aparte de en Argentina, también se consume en Brasil,Bolivia,Paraguay y Uruguay, además de en algunas zonas rurales de Chile.

Mate argentino, Bebida Nacional e Internacional

El mate argentino es mundialmente conocido, ya que en este país es la bebida más consumida a lo largo y ancho de su geografía por personas de todas las edades, ya que esta hierba tiene excelentes propiedades nutritivas y estimulantes, aunque su sabor naturalmente amargo no es agradable a todos los paladares, por lo que muchos consumidores optan por endulzarlo con azúcar, miel o estevia. La forma de tomar y servir el mate constituye todo un ritual en Argentina, similar a como sucede en Inglaterra con el té.

mate

La yerba mate tiene sus orígenes en pueblos guaraníes y guaycurúes, que ancestralmente mascaban y posteriormente la utilizaron en infusión, cuya costumbre fue extendiéndose entre los siglos XVI y XVII hasta que fue prohibida por los colonos españoles por considerarla una planta peligrosa, pero el consumo se autorizó posteriormente por los jesuitas que lo monopolizaron hasta su expulsión en 1767.Los mensúes o tareferos son los que cosechan la hierba mate, que en Argentina se lleva a cabo fundamentalmente desde la provincia de Misiones.

Las propiedades de la yerba mate se concentran principalmente en la hoja y las pequeñas ramitas del árbol, los alcaloides de la planta le otorgan efectos estimulantes muy superiores al café, pero sin sus efectos secundarios como insomnio e irritabilidad, disminuye la fatiga además de aumentar la resistencia mental y física.

El mate argentino tradicional se toma como en la mayoría de países en los que es costumbre, se prepara con yerba, mate y agua bien caliente, aunque debido a la acidez de esta yerba, algunas personas suelen combinarla con otras yerbas digestivas, lo que ha originado diferentes variedades de mate.

Para preparar el mate argentino, aparte de la yerba mate precisamos un recipiente especial, también se llama mate o porongo, aunque el recipiente puede estar confeccionado por varios materiales, los recomendados para elaborar el mate argentino son el de calabaza o de madera.

EL recipiente no iniciado debe ser curado, proceso de tradición matística que lo habilitará para sus futuros usos. El proceso de curar el mate puede variar de algunas regiones a otras, el más habitual consiste en humedecer el interior del recipiente de madera, calabaza o coco y a continuación echar un par de cucharadas de azúcar molida y agitar el recipiente hasta que queda adherido a las paredes del mate y se deja secar sin moverlo. Una vez que se haya secado, introducir un par de brasas en su interior y agitar nuevamente hasta que se apaguen, una vez apagadas repetir el proceso, después enjuagar con agua caliente y rellenarlo con hierba nueva humedecida durante toda la noche. Al día siguiente el mate estará curado.

mate

Para curar un porongo que se va usar para preparar mate dulce se lava con agua muy caliente sin hervir, se escurre y se humedece el interior con caña y se llenan las tres quintas partes con yerba fuerte sin mucho palo y se vuelve a rellenar con caña para dejar a la intemperie una noche.

El proceso de curación para el mate amargo se hace de la siguiente forma, primero hay que lavar muy bien el recipiente con agua caliente, eliminando las cutículas que quedaran adheridas a las paredes, a continuación, se escurre el recipiente y se rellena con yerba usada a la que se le añade agua tibia para evitar que se seque. Al día siguiente hay que vaciarlo y repetir la operación, pero sin lavarlo, al tercer día ya estará listo para usar.

Este proceso de curación sólo se lleva a cabo con los mates de madera y de calabaza, puesto que en otros materiales como el aluminio y el plástico no es necesario, ya que este proceso se lleva a cabo para evitar rajaduras en el material y evitar la formación de moho o malos olores.

Una recomendación para los que deseen disfrutar de un buen mate, es destinar el recipiente siempre al mismo tipo de mate, es decir, que si se usa genéricamente para preparar mate amargo, se use siempre para mate amargo, es preferible tener varios recipientes de mate, por si algún día tenemos algún invitado que andar mezclando los sabores, porque cuando volvamos a preparar nuestro mate habitual, no tendrá el mismo sabor. También será necesario una bombilla, que consiste en una caña delgada para absorber el mate, normalmente se venden juntos en un pack.

Como cebar el mate

El cebado del mate constituye un ritual en Argentina y  es llevado a cabo por el cebador, quién será el que pruebe el primer trago, hasta la forma de servirlo.
cebar el mate

Los argentinos suelen tomar el mate en grupo cuando están en reuniones sociales, aunque también es muy común ver a gente por la calle degustando un buen mate, en situaciones cotidianas como estar sentados en bares y terrazas o esperando el autobús.

Si se encuentra en una reunión de amigos, donde se está disfrutando de un buen mate, debe seguir el orden de la rueda asignado por el cebador, que será el primero en probar el mate y que volverá a hacerlo cuando cada uno de los integrantes de la rueda también lo hayan tomado.

La manera de cebarlo es la siguiente:

Primero se llena el recipiente o porongo con tres cuartos de yerba mate y acto seguido se le da la vuelta, tapándolo con la mano para agitarlo, en este proceso se pueden agregar una o dos cucharadas de azúcar, aunque esto es totalmente opcional a gusto del consumidor.

A continuación deberá inclinarse la yerba hacia uno de los costados del mate, de manera que se formará un pequeño agujero en el otro lado. Una vez hecho esto, hay que calentar agua sin que llegue a hervir y depositarla suavemente en el hueco que se ha dejado para dejarla reposar unos minutos.Es conveniente tapar con una servilleta el pico de la bombilla para evitar que el filtro se tape, una vez que se ha encontrado la posición adecuada se puede retirar.

Una vez que el agua haya consumido por la yerba se puede comenzar a cebar, para ello es conveniente mantener la temperatura constante sin dejar hervir el agua, un termo puede ser de ayuda y si es necesario mover la bombilla es mejor hacerlo cuando el mate esté sin agua. Hay personas que añaden otros sabores a sus mates agregando cáscaras de naranja o limón y mezclas de otras hierbas.


A %d blogueros les gusta esto: