Dulce de leche, manjar rioplatense

La invención del dulce de leche se remonta hacia el año 1829. Juan Manuel de Rosas y su enemigo Juan Lavalle se reunieron para firmar el pacto de Cañuelas en una estancia de la misma localidad en las afueras de la provincia de Buenos Aires.

Lavalle fue el primero en llegar y cansado decidió recostarse en el catre perteneciente a Rosas. En ese momento la criada estaba preparando una lechada (leche hervida con azúcar) para la hora del mate. Cuando ve que Lavalle estaba sobre la cama de su patrón, decide ir a avisarle a los guardias.

Debido a este episodio, la criada olvidó la leche en el fuego y al regresar se encontró con una sustancia espesa y de color amarronado. El sabor de la preparación agradó a Rosas y lo compartió con Lavalle mientras trataban puntos del pacto.

Otra de las leyendas sobre el origen del dulce de leche se origina en Chile en el año 1817 con la llegada del Ejército de los Andes a cargo del libertador José de San Martín.

El sabor dulce de este manjar le gustó tanto a San Martín que decidió llevar varios frascos a la Expedición Libertadora del Perú y así se hizo conocido en Latinoamérica.

Después de años de existencia del dulce de leche, no quedan dudas que es un manjar que se puede comer solo o utilizar como relleno para tortas, alfajores, bombones, caramelos, entre otras cosas.

Dentro de las variedades del dulce de leche, se puede encontrar un estilo colonial que remite a una textura clásica o bien el llamado dulce de leche pastelero, cuya consistencia es más espeso y se utiliza como relleno de tortas.

Para aquellas personas que quieren preparar su propio dulce de leche, ¡les paso la receta para hacerlo en casa!

Ingredientes

  • 2 litros de leche
  • ½ kilo de azúcar
  • Esencia de vainilla
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio

Preparación

Colocar una olla en el fuego con la leche, la esencia de vainilla y el azúcar. Revolver cada tanto. Es importante que la superficie de la olla sea antiadherente. Agregar una cucharada de bicarbonato de sodio.

Cuando la preparación comienza a espesa, hay que revolver permanentemente.

La cocción del dulce de leche llevará entre una a dos horas. ¡A armarse de paciencia!

 

 


A %d blogueros les gusta esto: